Credit: jacilluch @ Flickr

Credit: jacilluch @ Flickr

Me temo que esta va a ser una entrada ligeramente “pastelera”, pero es que la ocasión lo merece. Ayer mi blog cumplió un año. Sí, habéis leído bien: ayer. Lo ideal habría sido publicar esta entrada el mismo día del primer aniversario de este blog y no al siguiente. No lo hice porque en esto (cosa rara en mí) he debido contagiarme de mi marido, que siempre se arma un lío tremendo con ciertas fechas señaladas que no viene al caso mencionar.

Lo suyo sería que yo ahora me pusiera a dar, con pelos y señales, detalles sobre número de visitas a mi blog, de suscriptores, y todas esas cosas típicas de informes detallados que no dejan de ser (desde mi punto de vista) otra cosa que un tipo de estadísticas que siempre he odiado. Ojo, no quiero decir que no sean importantes, especialmente cuando se trata de informes para un cliente. Simplemente es que en mi cada vez más larga vida (es lo que tiene ser una carrocilla) he huido de todo lo que se asemeje a un ranking de productividad, por muy personal que sea.

Prefiero valorar la trayectoria de mi blog haciendo un muy breve repaso de estos 12 meses de bloggera no profesional. Echando la vista atrás, a aquella entrada de un día como hoy de hace un año, la verdad es que ha llovido y a base de bien. Empecé a escribir sin tener mucha idea sobre el mundo de la blogosfera y ¿qué queréis que os diga? Creo que no lo he hecho tan mal para ser una auténtica novata. Sigo sin tener mucha idea, pero oye, por lo menos salgo del paso.

Ha sido una auténtica satisfacción el ver que muchos de vosotros además de leer, compartíais mis entradas; porque me gusta pensar que si alguien comparte un post es porque le ha gustado y no simplemente porque te debe una o porque no tenía muchas más entradas de otros blogs para compartir. Ha sido genial leer los comentarios que me habéis dejado tanto en el blog como en mis redes sociales. Cada vez que alguien me decía que se había reído mucho con mi post se me ponía el culo más ancho de lo que ya de por sí lo tengo, que ya es decir. Porque desde aquel 22 de mayo de 2013 en el que mi blog debutó a ritmo de los Hombres G (por aquello de Blog, visita mi Blog) mi intención al escribir no ha sido otra que la de entretener hablando de algo en lo que todos estamos metidos hasta el cuello: la web 2.0.

Supe desde un principio que muchos me ibais a colgar la etiqueta de “persona poco seria”, pero es un precio que he pagado y que quiero seguir pagando con mucho gusto. La verdad es que siempre me ha gustado ser una especie de “bufón de la corte”. La vida ya es excesivamente seria y a veces monocromática como para no añadirle alguna nota de color en este caso en tono de humor. Los post serios con los que todos aprendemos, la primera yo, se los dejo a un gran número de profesionales entre los que se cuentan muy buenos amigos míos.

Pero no sería de recibo hacer un repaso tan solo de logros y objetivos conseguidos. Hay alguna que otra asignatura pendiente en este blog como es la frecuencia de las publicaciones. El pasado mes de enero hice uno de esos propósitos de Año Nuevo que por H o por B nunca se cumplen: publicar semanalmente. Unas veces por falta de tiempo, otras porque no se daba el “ambiente” idóneo para escribir, otras por estar de capa caída… el caso es que unos por otros y la casa sin barrer. Es algo que sigo teniendo intención de cambiar. Pero mientras llega ese momento os agradezco la enorme paciencia que habéis tenido con mi descontrol a la hora de publicar entradas.

Y me dejo para el final y como postre mi agradecimiento a todos los que me habéis apoyado en este primer año de blog. No voy a dar nombres, primero porque son muchos y segundo porque seguro que se me olvidaría incluir a alguien en la lista y sería injusto. Gracias por leer lo que escribo, por compartirlo, por vuestros comentarios. Gracias por echarme de menos cuando llevo algún tiempo sin publicar. Gracias por vuestra ayuda. Con gente como vosotros da gusto esto de ser bloggera. Así que GRACIAS #GenteMaja.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: